Saltar al contenido

Animales Acuáticos – Animales SORPRENDENTES del Mar

los-animales-oviparos
Animales Acuáticos – Animales SORPRENDENTES del Mar
3.5 (70%) 2 votes

Los animales acuáticos son todos aquellos pertenecientes al reino Animalia que habitan un medio acuoso, sea éste salado (animales marinos) o de agua dulce. Es importante distinguir entre aquellos que pueden aprovechar el oxígeno presente en el agua para respirar de aquellos que no.

Los animales acuáticos se encuentran distribuidos en toda la escala zoológica, en la cual, son casi exclusivamente acuáticos aquellos grupos inferiores, conocidos como protozoos, espongiarios, pólipos y equinodermos. Muchos gusanos, gran parte de los moluscos, los braquiópodos y tunicados también son animales acuáticos. Del nivel de los artrópodos tenemos casi todos los crustáceos, casos especiales de arácnidos y algunos insectos como los zancudos.

En el phylum de los vertebrados abundan los animales acuáticos, diferenciándose aquellos que viven completamente en el agua, respirando gracias al uso de branquias, como peces y larvas de anfibios, con la salvedad que éstas al crecer se convierten en animales semi-acuáticos. Cabe destacar que no todos aquellos animales que viven bajo el agua respiran gracias a las branquias, los delfines y ballenas tienen pulmones como el resto de los vertebrados.

los-animales-oviparos

Entre las especies de vertebrados que viven en el agua tenemos:

Reptiles: Entre los que se cuentan algunas especies de tortugas, serpientes, cocodrilos y caimanes. Estos animales de sangre fría suelen permanecer en el agua ya que este es su medio para mantenerse frescos y encontrar alimento.

Aves: Todas las palmípedas. Habitan en el agua para encontrar alimento.

Cnidarios: Como las anémonas, corales, hidras y medusas. Son animales acuáticos que pueden o no moverse. Las anemonas y los corales solo pueden moverse durante su etapa infantil mientras que las hidras y las medusas se desplazan durante toda su vida en el medio acuático para las primeras y en el mar para las segundas.

Mamíferos: Tanto carnívoros como omnívoros tenemos; los cetáceos, pinnípedos, roedores como el castor, la nutria y un paquidermo como el hipopótamo. También tenemos a los juguetones delfines, que se llevan muy bien con los niños, sobre todo, brindan grandes beneficios a aquellos con necesidades especiales como puedes ver en este vídeo:

¿Cómo respiran los animales acuáticos que viven enteramente en el agua?

Realizan un intercambio gaseoso con agua a través de un órgano denominado branquia, el cual, debe ser muy eficaz, ya que en el agua  existe menor cantidad de oxígeno que en el aire. Milenios de adaptaciones han permitido a estos animales vivir bajo éstas condiciones.

Animales acuáticos aerobios

Ya hablamos de aquellos que respiran directamente del agua, los animales acuáticos aerobios no son más que lo contrario, viven en el agua, pero aprovechan el oxígeno del aire.

En este apartado podemos encontrar:

Peces y moluscos

Mamíferos acuáticos como las ballenas, nutrias y castores

Aves marinas como gaviotas, pelícanos y los anseriformes (patos, cisnes, gansos y ocas).

Los anfibios como las ranas. En este caso, las ranas cuentan con pulmones que les permiten seguir su vida en un medio terrestre, pero, al estar en el agua o estar húmedas, complementan el suministro de oxígeno con respiración cutánea o respiración a través de la piel.

Algunos peces pueden respirar tanto en el aire como en el agua, como es el caso del pez caminador. Un curioso animal de apariencia muy extraña que camina literalmente fuera del agua. Existen muchas especies de pez caminador. Los peces de fango incluso tienen algunos hábitos terrestres, trepan a los manglares y pueden estar varios días fuera del agua.

Características de los animales acuáticos marinos

Son numerosas dada la gran variedad de especies que pertenecen a esa clasificación. En ella existe una gran diversidad en cuerpos, hábitats, rituales de apareamiento y reproducción, dietas y estrategias de sobrevivencia.

Sin embargo, comparten lo siguiente:

Alimentación

La alimentación y el oxígeno que respiran todos los animales acuáticos con branquias dependen del fitoplancton. Planta microscópica que al hacer fotosíntesis convierte la luz del Sol en alimento para ella y oxígeno para los habitantes del agua. Esta planta es la base de la cadena alimenticia acuática al ser parte de la dieta principal del zooplancton, quien es alimento de los crustáceos, los cuales son devorados por los peces y así sucesivamente.

Respiración

Divide a los animales en dos grupos, aquellos semi-acuáticos que respiran aire y los que dependen de branquias para obtener  el oxígeno que necesitan.

Olas y corrientes

Los animales que viven en el mar deben estar adaptados para coexistir de manera exitosa con las mareas y corrientes. Un ejemplo de ello es el disco basal de las anémonas de mar que las sujeta a una superficie fija o las medusas y otras anémonas, que optan por flotar con la corriente.

Las aletas de los peces, ballenas y demás animales les ayudan a moverse y dirigirse por ese basto universo del cual aún queda mucho sin explorar. Cerca de las costas y en zonas con muchas corrientes y cambios de mareas el crecimiento de sus habitantes es horizontal más que vertical, como es el caso de los corales, los mejillones y ostras cuentan con caparazones que les permiten preservar el agua para evitar secarse si les atrapa la marea baja.

Como puedes ver, los animales marinos enfrentan peligros incluso por las variaciones naturales de su propio medio.

Temperatura

Quienes viven en el agua deben adaptarse a su temperatura. Los peces de las aguas heladas de la Antártica cuentan con sangre ligera y pálida gracias a un anticongelante natural. Otros peces dependen de su vejiga natatoria para regular sus temperaturas. Para la mayoría de los peces, el tener un esqueleto ligero hace que gasten menos energía y utilicen la sobrante para formar grasa y de esa forma, regular su temperatura corporal a placer.

Lo anterior se cumple en gran parte para los habitantes del mar. Para obtener más información sobre los animales náuticos o acuáticos, es necesario indagar en:

Los ecosistemas de aguas dulces

El agua dulce no representa más del 3% de toda el agua en el planeta y sin embargo, es uno de los más importantes condicionantes de la naturaleza, ya que distribuye los nutrientes al ser parte fundamental de los ciclos naturales como el del nitrógeno o el del fósforo y sus corrientes y desbordamientos modifican la topografía de un terreno e irrigan el reino vegetal.

El agua dulce muchas veces se encuentra en un flujo turbulento en ríos, por lo que los animales que los habitan han tenido que adaptarse a éstas condiciones. Algunas larvas cuentan con ventosas, ganchos o redes que les permiten afianzarse de rocas.

No todo es defenderse contra las violentas corrientes ya que, éstas aseguran un flujo continuo de alimentos, por lo que algunos animales, como la larva del mosquito simúlido, han desarrollado estructuras que les permiten atrapar de forma eficiente su alimento de las corrientes de este mundo tan turbulento.

Los patos de los torrentes avanzan contra la corriente atrapando en sus picos las larvas que encuentran entre las rocas, al llegar al final dela misma, se dejan llevar por ésta para volver a empezar su recorrido río arriba. El mirlo acuático cuenta con una estrategia similar, se alimenta de pequeños insectos, moluscos y renacuajos, usando sus alas para bucear ayudado por la corriente.

Al acercarse el río al mar éste se enriquece con materia orgánica, un caldo de cultivo excelente para que animales pequeños y grandes se multipliquen.

Como en estas zonas aún hay fuertes corrientes los habitantes están adaptados a las mismas. La trucha, nada a la misma velocidad del agua que la rodea y da la impresión de estar inmóvil dentro del agua, reservando así, su fuerza para cuando sea necesaria. Otros peces como  los cotos utilizan las piedras como refugio y otros como los siluros y las lochas poseen aletas ventosas para aferrarse a las piedras.

Reproducción en ecosistemas de agua dulce:

Varía según la especie y el animal, pero los peces cuenta con estrategias dignas de mencionar y similares a las aplicadas por algunos animales marinos:

Desovar en grandes cantidades y no preocuparse por el futuro de las crías. Como el bacalao, que puede poner hasta seis millones de huevos.

Desovar pequeñas cantidades, pero crían y cuidan a su prole. Para esto protegen a sus crías de las fuertes corrientes depositándolas en las grietas de las rocas, hojas fuera del agua, como el caracino en Amazonas, quien, humedece las mismas con su cola a lo largo del día y en conchas, tanto vacías como llenas.

Los cíclidos protegen a sus crías manteniéndolas dentro de sus bocas. Algunas especies de esta familia, incluso fecundan sus huevos dentro de sus bocas.

La estrategia más eficiente es la de la gestación interior, usada por mamíferos y ovovivíparos. Esta estrategia es empleada por especies de tiburón, ballenas, delfines, orcas, manta rayas, focas y gran variedad de animales acuáticos.

Depredadores de agua dulce

En este apartado tenemos nombres que sin duda recordarás por películas aterradoras:

Pirañas: cazan en violentos cardúmenes capaces de devorar peces, animales de gran tamaño heridos o muertos como tapires, capibaras, caballos. Su señal de ataque es la presencia de sangre en el agua.

Los cocodrilos y los caimanes: quienes devoran presas de gran tamaño, salvo el gavial, que es un cocodrilo de la India que se alimenta exclusivamente de peces.

Nutrias: Terrible depredador de los peces, su diseño corporal le permite el nado a grandes velocidades.

Aves: Lechuzas y murciélagos pescadores, garzas, patos, grullas, el Martín pescador, entre otros.

Herbívoros

Entre estos resaltan:

Ratas de agua

Castores

Hipopótamos, que es el animal más grande que habita los ríos, usando sus aguas para mantenerse frescos.

En los lagos profundos no existe casi vida, porque no poseen corrientes ni plantas que garanticen la oxigenación necesaria para que ésta se desarrolle ni para que la cadena alimenticia pueda mantenerse.

Los lagos además, son ecosistemas perecederos, con el tiempo terminan por secarse, se convierten en pantanos y estos a su vez, se vuelven llanuras fértiles.

El animal marino más grande

La ballena azul, es el animal conocido más grande de todo el planeta. Mide 30 metros de largo y pesa hasta 180 toneladas. Para que te hagas una idea de su colosal tamaño, solo su lengua puede pesar más que un elefante africano y su corazón pesa tanto como un auto.

Sorprendentemente, estas ballenas solo consumen un camarón diminuto conocido como krill. Consume 3,5 toneladas de este crustáceo al día.

Son ballenas barbadas, es decir, desde su mandíbula superior se extienden hileras de placas corneas conocidas como barbas. Al alimentarse, las ballenas tragan gran cantidad de agua, luego emplean su lengua para escupirla a través de las barbas, donde se queda atrapado el krill y otros diminutos animales. Posteriormente, la ballena traga su alimento.

Están presentes en todos los océanos. Pasan el verano en los polos y migran al ecuador en invierno. Su velocidad de nado es de 4 nudos, alcanzan los 17 si se sienten amenazadas.

Las crías de esta ballena son también las crías más grandes del planeta, nacen pesando 2,5 toneladas y midiendo 8 metros. Durante su primer año de vida consume solo leche materna y engorda 90 Kg al día.

Son también uno de los animales más longevos de la tierra. Los científicos descubrieron que se puede calcular la edad de una ballena azul contando las capas de tapones presentes en sus oídos. La ballena más longeva vivió 110 años.

Están consideradas en peligro de extinción.

Amenazas

Aún falta mucha educación sobre el equilibrio delicado de los ecosistemas acuáticos y como el ser humano como grupo no deja de afectarlo con sus actividades económicas. Aunque está demostrado que el cambio climático y muchos tipos de contaminación se pueden revertir con leyes adecuadas, la política mundial se resiste al cambio.

Algunos nombres de especies curiosas serán solo un recuerdo en una clase de historia natural para las generaciones futuras si muchas de las amenazas y factores que alteran estos medios no son controlados.

Los animales acuáticos de agua dulce son los que están en mayor riesgo ya que sus ecosistemas son terriblemente delicados. Por lo que la sobrepesca y pesca destructiva de muchas especies de peces de agua dulce, la contaminación y el cambio climático hacen que muchas especies, si no casi todas, estén en peligro de extinción.

El equilibrio de la cadena alimenticia marina se ve en serio riesgo debido a calentamiento global, el fitoplancton y el zooplancton dependen de temperaturas invariables en su entorno, uno o dos grados de alza o disminución en las temperaturas de sus hábitats causaría su extinción.

Invasión de especies a hábitats que no cuentan con sus depredadores naturales por el desarrollo del turismo marítimo. En el agua de lastre de los buques se transportan estas especies invasoras.

Contaminación de las aguas por agentes químicos, nucleares y biológicos.

En las aguas del mundo habita gran diversidad de animales, que viven en un equilibrio delicado digno de admiración sea cual sea el hábitat, marino o fluvial. Es por ello que debemos ser conscientes del terrible impacto que tiene el hombre sobre ellos.