Saltar al contenido

Animales que lloran

animales-que-lloran
Animales que lloran

El ser humano suele darles características, costumbres y comportamientos humanos a los animales de compañía o a los animales salvajes, es así como surgen los animales que lloran, bien sea esto debido a un fenómeno fisiológico propio de la especie o a un sentimiento.

¿Los animales pueden llorar?

Si, los animales pueden llorar y no hay ninguna duda sobre ello. Pueden hacerlo por causas fisiológicas como el cocodrilo o por razones sentimentales como la nutria de mar al ser separada de sus crías, sin embargo esto último aún debe demostrarse y suele dividir a la comunidad científica.

El zoólogo francés Enrique Coupin, demostró hace un par de décadas que los animales tienen la capacidad de llorar por diversas circunstancias, sobre todo en aquellas cuando se encuentran sufriendo el cautiverio o cuando su vida se encuentra en extremo peligro.

La facilidad para verter las lágrimas viene determinada por la presencia de un aparato lagrimal suplementario que se encuentra bajo la órbita ocular.

Animales que lloran

Cocodrilos

El Crocodylus porosus posee glándulas en los ojos que le permiten deshacerse de la sal excesiva que no ha sido eliminada por los riñones. Normalmente consume esta sal al tragar agua cuando come una presa o la mata. Se debe recordar que el sistema excretor de los reptiles suele conservar el agua en sus cuerpos.

Albatroz

Cuentan con glándulas que les permiten llorar cuando cuentan con exceso de sal en su organismo, cuando pelean, danzan o comen.

animales-que-lloran

Focas

Lloran cuando son sorprendidas o asustadas de alguna forma.

Elefantes

Pueden ser animales muy poderosos pero, cuando se sienten atrapados y a punto de morir lloran sin parar. También se han documentado casos de madres llorando por sus crías e incluso casos de elefantes que sienten duelo por sus muertos.

Delfines

Lloran al sentir cerca su muerte.

Perros

No solo gimen al llorar sino que pueden producir abundantes lágrimas al ser atados o separados de sus amos.