Saltar al contenido

Animales que usan camuflaje

Animales-que-usan-camuflaje
Animales que usan camuflaje

El camuflaje en animales es la capacidad de emplear su entorno para ocultarse en él. Un animal que emplea camuflaje no necesariamente se mimetiza con su entorno sino que cuenta con patrones en su pelaje o piel que le ayudan a confundirse en el hábitat sin simular ser una parte de él (como haría un animal que aplica el mimetismo)

Los animales que cuentan con camuflaje lo han desarrollado gracias a la evolución, es decir, el camuflaje se encuentra en su código genético como una adaptación al medio.

Animales-que-usan-camuflaje

Animales pequeños que se camuflan

Los animales más pequeños requieren de camuflaje para evitar ser vistos por los depredadores y para poder alimentarse de animales aún más pequeños.

Camaleón: Es el rey del camuflaje, su piel puede cambiar de color según su entorno y según el estado de ánimo del camaleón.

Ardilla: El pelaje pardo de la ardilla le ayuda a camuflarse con los troncos de los árboles donde habita lo que dificulta la tarea de las aves de rapiña y otros animales que son sus depredadores naturales.

Gecko Uroplatus sikorae: Tiene la capacidad de adaptar el color de su piel al liquen en el cual descansa. Su cuerpo cuenta con protuberancias que facilitan el camuflaje al asegurar una transición suave entre la superficie del liquen y la de su piel.

Animales grandes que usan camuflaje

Lobo: Muda su pelaje con el cambio de estación para poder camuflarse en la nieve o en el terreno rocoso.

Jirafa: Sus manchas y el color de su pelaje facilitan el camuflaje en las sabanas africanas.

Caimán y cocodrilo: Permiten que algunas algas crezcan en su piel para simular ser troncos o rocas en el agua. Algunos incluso dejan que ramas y hojas se mantengan sobre su espalda.

Búho: Los colores de sus plumas y los patrones les ayudan a camuflarse con la corteza de los árboles, permitiéndoles acechar a sus presas sin ser vistos.

Loros: Los colores de su plumaje les permiten esconderse entre las ramas de un árbol sin ser vistos.

Leopardo, tigre, guepardo y león: Sus respectivos pelajes les permiten camuflarse entre la hierba alta de la sabana. En el caso del tigre, sus líneas permiten que pueda confundirse entre las sombras de la selva.

Cebras: Al encontrarse en manadas sus líneas confunden de tal forma al depredador que solo lucen como una gran masa amorfa blanca y negra.