Saltar al contenido

Animales que viven en el suelo

animales-que-viven-en-el-suelo
Animales que viven en el suelo

El suelo es la parte superficial de la corteza terrestre, está formado por la alteración física y química de las rocas, así como de los residuos que deja la actividad de los animales y criaturas que habitan sobre él. El suelo es también, una capa compuesta por trozos de roca meteorizada y minerales provenientes de la meteorización y erosión de la roca madre. Los animales que viven en el suelo son conocidos como fauna edáfica.

animales-que-viven-en-el-suelo

Animales que viven en el suelo

La fauna edáfica está compuesta sobre todo por invertebrados, a esta fauna se le conoce también como pedofauna o fauna hipogea.

Según el tamaño de la fauna, tenemos microfauna, mesofauna, macrofauna y megafauna.

Los nematodos son un ejemplo de la microfauna del suelo, ya que miden menos de 0,2 mm de largo.

Como ejemplo de la mesofauna tenemos a las criaturas que miden más de 0,2 mm a 2 mm de largo, estos son:

  • Acaros.
  • Colémbolos.
  • Tisanópteros.
  • Pseudoescorpiones.
  • Psocópteros.
  • Arañas.

La macrofauna del suelo está compuesta por los animales que miden más de 2 milímetros de largo, tales como:

  • Lombrices de tierra.
  • Milpies.
  • Escarabajos.
  • Hormigas.
  • Termitas.
  • Caracoles.
  • Babosas.

La megafauna está constituida por los animales que miden más de 10 centímetros de largo. En este grupo se encuentran:

  • Ratas.
  • Ratones.
  • Marmotas.
  • Comadreja.
  • Hurón.
  • Tejón.
  • Conejos.
  • Sapos.
  • Luciones.
  • Salamandras.
  • Ranas.

Clasificación de los animales que viven en el suelo

Según la forma y el tiempo que ocupan el suelo la fauna edáfica se puede clasificar como era permanente y fauna edáfica temporal. Aquellos animales que pertenecen a la fauna edáfica temporal habitan en el suelo hasta cumplir una etapa de su desarrollo y luego lo abandonan.

Los animales que pertenecen a la fauna edáfica permanente, nunca abandonan el suelo.

El suelo se mantiene en constante movimiento y es imprescindible para el desarrollo de los ciclos biogeoquímicos del planeta. Los animales que viven en el contribuyen a mantener un equilibrio en el mismo, regulando las cantidades de sustancias que en él se encuentran.