Saltar al contenido

¿Cómo nacen las víboras de cascabel?

como nacen las viboras cascabel
¿Cómo nacen las víboras de cascabel?
4.6 (91.43%) 7 votes

La serpiente o víbora de cascabel es una de las serpientes más comunes en el planeta, existen cerca de 30 especies y subespecies, todas armadas con veneno y el cascabel característico al final de la cola. Son serpientes ovovivíparas, es decir, la hembra incubará los huevos en el interior de su cuerpo, las crías entonces, nacen vivas y completamente independientes de su madre.

Reproducción de las víboras de cascabel

Al finalizar el período de hibernación de la víbora de cascabel (En caso de que habite en zonas con las cuatro estaciones) los machos buscarán hembras fértiles con las cuales aparearse.

La hembra suele permitir que el macho de su elección de acerque, este, se arrastrara sobre ella y presionará su cola a la cola de la hembra, uniendo sus cloacas. Con frecuencia, los machos pelean entre si por el derecho a aparearse.

La hembra lleva los huevos en su interior esperando la fertilización por parte del macho. Luego que esto ocurre la hembra llevará por tres meses los huevos fertilizados en su interior, incubándolos y protegiéndolos de posibles depredadores.

Nacimiento de las víboras de cascabel

La serpiente de cascabel hembra da a luz a 9 o 10 crías vivas. Al nacer, las crías miden unos 25 cm de largo y permanecen cerca de su madre durante la primera semana o 10 días de vida.

Las crías de cascabel tienen una baja oportunidad de supervivencia debido a los depredadores, la inanición y las condiciones del clima. Además, el cascabel de las crías en la punta de su cola no se ha desarrollado por completo, por lo que no podrá hacer el sonido característico de las víboras adultas.

Antes del primer invierno la mayoría de las crías mueren. Si sobreviven, entonces atravesarán su primera muda de piel al finalizar la hibernación. Cuando mudan su piel crece una nueva sección de cascabel en la cola que estará unida a la anterior, solo a partir de este momento empezarán a hacer ruido con el mismo.

Las crías deben alimentarse de animales pequeños una vez por semana.