Saltar al contenido

¿Cómo respiran las ballenas?

como respiran las ballenas
¿Cómo respiran las ballenas?
4.8 (96.56%) 93 votes

Las ballenas son mamíferos acuáticos del orden de los cetáceos, son los gigantes del océano y existen múltiples especies nadando por los océanos. Al ser mamíferos el proceso de cómo respiran las ballenas es similar al de criaturas terrestres de este tipo, tienen un sistema respiratorio similar: pulmones, tráquea, bronquios, entre otros.

¿Cómo respiran las ballenas?

A pesar de que su sistema respiratorio comparte similitudes con el de los mamíferos terrestres este es mucho más eficiente, pues requieren de la capacidad para mantenerse sumergidas por largos períodos de tiempo.

Las ballenas no poseen branquias, necesitan subir a la superficie para respirar y pueden aguantar hasta dos horas bajo el agua.

Para soportar las altas presiones ocasionadas por las inmersiones a muy bajas profundidades la ballena tiene órganos capaces de transferir el nitrógeno de la sangre a los pulmones, donde puede ser expulsado sin causar daños al animal. Si la profundidad continua aumentando, los pulmones sufren un colapso y envían el dañino nitrógeno a la tráquea de la ballena.

Cuando las ballenas suben a la superficie y dejan su espiráculo (un órgano con terminaciones nerviosas que se abre al sentir que no se encuentra rodeado de agua) fuera del agua, este se abre y expulsa el dióxido de carbono y el nitrógeno permitiendo la entrada de hasta un 85% del total de su capacidad pulmonar de aire.

Una vez se sumerge, la ballena reduce su ritmo cardíaco, esto con el fin de aprovechar al máximo el oxígeno absorbido.

Al igual que los delfines la respiración de la ballena es consciente, por lo tanto, las ballenas nunca duermen profundamente.

El agua que vemos expulsar a las ballenas no es más que la condensación del aire luego de estar horas dentro de un cuerpo que lo mantiene caliente. ¿Por qué sucede esto? El metabolismo de la ballena se encarga de calentar el aire para garantizar que este sea correctamente aprovechado a bajas profundidades.