Saltar al contenido

Respiración de las hormigas

como respiran las hormigas

Las hormigas son insectos que habitan en colonias jerarquizadas y muy bien organizadas. As hormigas han habitado en la Tierra desde mucho antes que el hombre y su capacidad de adaptación supera incluso, la del ser humano. Son insectos, y por lo tanto, el cómo respiran las hormigas es un proceso muy diferente al que estamos acostumbrados, ya que no tienen ni pulmones ni nariz.

¿Cómo respiran las hormigas?

El cuerpo de las hormigas esta compuesto por tres secciones principales, cabeza, cuerpo y abdomen. Todo su cuerpo se encuentra cubierto por un exoesqueleto poderoso, el cual protege sus órganos más delicados y une sus potentes músculos.

Es en el exoesqueleto donde inicia la respiración, sobre su superficie encontramos unas válvulas microscópicas denominadas espiráculos, las cuales se encargan de realizar el intercambio gaseoso de oxígeno por dióxido de carbono.

El oxígeno pasa a la tráquea, un órgano conformado por múltiples ramificaciones tubulares que se encargan de llevar el oxígeno directamente a las células que lo necesitan. Es así como la respiración de las hormigas y otros insectos no es responsabilidad directa del sistema circulatorio sino únicamente del sistema respiratorio como tal.

Las tráqueas de las hormigas se encuentran formadas por una sustancia denominada quitina.

El oxígeno entra y sale del cuerpo de la hormiga por movimiento abdominales. Las paredes de las tráqueas efectúan por si solas el intercambio gaseoso de dióxido de carbono por oxígeno en las células.

En resumidas cuentas una hormiga respira de la siguiente manera:

  1. Se abren los espiráculos y por contracción abdominal entra el aire en la tráquea.
  2. El aire viaja por la tráquea, efectuando el intercambio gaseoso con las células, quienes sueltan el dióxido de carbono y reciben el oxígeno.
  3. La tráquea lleva de regreso el dióxido de carbono a los espiráculos, estos se abren y lo expulsan al ambiente.