Saltar al contenido

¿Cómo se reproducen las ranas?

como se reproducen las ranas
¿Cómo se reproducen las ranas?

Las ranas son anfibios que presentan reproducción ovípara por fecundación externa, es decir, son animales ovulíparos. El número de crías es numeroso y la fecundación se efectúa en el agua. La reproducción de las ranas sigue una serie de pasos establecidos:

Cortejo

El macho rana canta para atraer a las hembras, puede cantar en solitario o en grupos y emite sonidos al hacer circular el aire de sus pulmones hacia las cuerdas vocales, amplifica el sonido con ayuda de los sacos vocales de manera que puede ser escuchado hasta a kilometro y medio de distancia.

Un macho puede producir sonidos estridentes si es capturado por un depredador o cuando es confundido como una hembra por otro macho.

Índice del contenido

Amplexus

Es la posición que adoptan sapos y ranas para aparearse, el macho desarrolla en sus dedos yemas especializadas o callosidades córneas que le permiten sujetar a la hembra.

El amplexus es un abrazo que puede ser puede ser axilar o inguinal, el macho se sujeta a la hembra y espera a que ella libere los huevos.

En las ranas los huevos son puestos en paquetes con dimensiones y formas característicos de cada especie.

Huevos

Los huevos son gelatinosos y de tipo anamniota. La capsula gelatinosa que los protege crece en contacto con el agua con el fin de proteger al embrión que se encuentra en el interior. Una vez nacen las larvas, estas quedan atrapadas en el huevo hasta que tienen la capacidad de respirar en el agua y de ocultarse en las plantas acuáticas para completar su metamorfosis.

Las hembras listas para reproducirse son reconocidas por poseer un cuerpo de gran volumen y peso, pues aún no han liberado los huevos.

Fecundación

Una vez liberados los huevos el macho los fecunda. En algunas especies los toma con su boca y los deposita en escondites seguros, en otras la hembra es quien los transporta a lugares seguros o los sujeta a su cuerpo y otras especies suelen depositar los huevos en la superficie del agua y dejar que la corriente se encargue de ellos.