Saltar al contenido

¿Cómo se reproducen las salamandras?

como se reproducen las salamandras
¿Cómo se reproducen las salamandras?
4.8 (96%) 5 votes

Las salamandras son animales de cuerpo alargado caracterizados por ser anfibios con cola, miembros inferiores y superiores cortos y gruesos y muy bien proporcionados. Su cabeza es aplanada, de aspecto cuadrado (sus medidas de ancho y largo son similares) con un hocico redondeado o puntiagudo dependiendo de la especie.

Su piel es de color negro brillante con manchas de colores atractivos.

Para diferenciar una salamandra macho de una hembra solo debemos observar sus cuerpos, un macho es más estilizado, delgado y un poco más pequeño. Son animales ovovivíparos y vivíparos.

Reproducción de las salamandras

La temporada de reproducción de las salamandras inicia en otoño, cuando entran en celo. Se aparean en tierra y durante la noche.

El macho inicia la cópula situándose sobre la hembra, se deslizará hacia abajo rítmicamente hasta depositar su esperma en la cloaca de la hembra.

Dependiendo de la variedad de salamandra que observemos, notaremos dos comportamientos reproductivos diferentes:

Vivíparas

Son aquellas que pertenecen a la población cántabra (S. s. bernardezi) y aquella que habita en el sudeste de los Pirineos (S. s. fastuosa). Estas salamandras retienen a sus crías en el interior de su cuerpo mientras completan su metamorfosis por lo que al liberarlas estas son  ejemplares subadultos totalmente desarrollados.

Se consideran animales vivíparos a pesar de que las crías no reciben sustento alguno de parte de su madre.

Ovovivíparas

Dentro del cuerpo de la hembra se desarrollan los huevos, cuando las larvas eclosionan ella se dirige a un charco o un pozo con agua y deposita los huevos.

Ambos comportamientos reproductivos evolucionaron en el Pleistoceno.

Larvas de salamandra

Las larvas suelen nacer entre diciembre y febrero. Una salamandra puede llegar a poner hasta 90 larvas, pero, solo da a luz a 30 o 40 en cada parto. Las larvas de salamandra son de color gris con reflejos metalizados y ya cuentan con la capacidad para nadar.

Dentro de 3 a 4 meses las larvas desarrollan las manchas amarillas, coincidiendo con la desaparición de las branquias. Para este momento sus patas están desarrolladas.

Al alcanzar los 6 cm de largo abandonan el medio acuático. Alcanzan la madurez sexual a los 3 o 4 años de edad.