Saltar al contenido

¿Donde viven los caballitos de mar?

donde viven los caballitos de mar
¿Donde viven los caballitos de mar?

Los caballitos de mar son un tipo de peces que viven en el mar. Tienen una forma curiosa y por lo general se les encuentra en aguas tropicales y templadas en las costas del océano Atlántico, el mar Mediterráneo y el Indo-Pacífico, también se le encuentra en la costa este africana hasta el Pacifico central y el Mar rojo. Prefieren aguas poco profundas que oscilan entre los 0 y los 2543 metros y de temperaturas calientes entre 3,04 ºC y 28,40ºC.

Hábitat de los caballitos de mar

Suelen vivir entre corales, macroalgas, manglares y fanerógamas marinas y manglares. Algunas especies de caballitos de mar pueden ser territoriales. Las hembras protegen un espacio de 100 metros cuadrados de espacio territorial y los machos no sobrepasan el metro cuadrado, otras especies tienen 1100 metros cuadrados las hembras y 11 metros los machos.

Habitan en muchas zonas alrededor del mundo, sobre todo en América del Norte y del Sur. Se les encuentra en aguas tropicales poco profundas y de temperatura elevada.

En Europa los caballitos de mar suelen residir en el estuario del Támesis y muchas de las especies más grandes habitan en el mar Mediterráneo.

Para los caballitos de mar prefieren los corales porque son lugares adecuados para descansar. EL 25% pasan parte de su vida refugiados en los corales.

Prefieren las aguas estancadas o de movimientos lentos para nadar fácilmente ya que no son hábiles nadadores.

Caballitos de mar en cautiverio

Los caballitos de mar en cautiverio suelen tener un hábitat muy reducido por lo que estarán sometidos a altos niveles de estrés. Esto reduce su tasa de supervivencia. Lo mejor es adquirir caballitos de mar jóvenes que no estén adaptados al mar sino que hayan sido criados a mano o en pequeños estanques, de esa forma podrá adaptarse fácilmente a la pecera o estanque.

Aquellos que habitan en áreas específicas pueden ser agresivos y estresados y son propensos a mayor número de enfermedades. El comportamiento agresivo suele ser una señal de que buscan pareja o que lucha con otros por territorio y alimentos.