Saltar al contenido

¿Por qué el león es el rey de la selva?

porque el leon es el rey de la selva
¿Por qué el león es el rey de la selva?
5 (100%) 1 vote

La simbología animal tiene diferentes interpretaciones hoy en día que en la Edad Media. Por ejemplo, las rayas (líneas) eran consideradas un signo de transgresión, las líneas y colores de los murales y ventanales de las iglesias estaban especialmente indicados para sorprender al pueblo y brindar enseñanzas al poblador de aquella época. Por eso, el león, tiene el significado que tiene ahora.

¿Por qué el león?

La historia de la simbología en la Edad Media está basada en diversos puntos o núcleos de significación, tenemos el nombre, el color y el animal.

Con el león tenemos tres tradiciones: la clásica grecolatina, la germánica y la bíblica. Para esta última el león era el animal de los reyes, el que el héroe debía vencer e incluso el símbolo de Cristo, por esto es definido como el rey de los animales, aunque en la Biblia también se hable de un “León malvado” y se pueda comparar con el Diablo.

Si nos dirigimos a los bosques paganos de Europa e incluso desde Roma, el león se medía con el jabalí y el oso. Para ensalzar al león la Iglesia comparó al jabalí con el demonio y destronó al oso, pues era un animal obligado a errar y domesticado por los pueblos.

La coronación del león como animal real esta acompañada de su fortuna iconográfica. Se le ve en las representaciones del Arca de Noé guiando a los animales, se le ve en los atuendos de los caballeros y en los blasones que desde el siglo XII identifican familias. De hecho, según Pastoureau, especialista en heráldica señala que en todos los blasones diferentes –cerca de 1 millón- el león estaba presente en el 15%.

El color es otro simbolismo, el verde se asociaba a los venenos, a los juegos de azar y a la suerte mientras que el dorado del pelaje del león estaba asociado a la realeza.

Nuestra interpretación actual del león como el rey de la selva proviene entonces del simbolismo medieval y de la cultura antigua, mismas que sentaron las bases para que empresas dedicadas a la animación infantil establecieran al león como el rey indiscutible.