Saltar al contenido

¿Que comen los caracoles?

que comen los caracoles
¿Que comen los caracoles?

Los caracoles son moluscos que pueden ser tanto terrestres como acuáticos, son una de las primeras criaturas en habitar el planeta ya que evolucionaros desde hace más de 600 millones de años.

Los alimentos que comen los caracoles dependen del hábitat en el que se encuentren. Los caracoles se desplazan gracias a las contracciones de los músculos presentes en su “pie” el cual es el órgano responsable de la locomoción. Los caracoles son sordos y su visión es relativamente pobre, por lo que dependen de su olfato para sobrevivir.

¿Qué comen los caracoles?

La alimentación de los caracoles varía según su hábitat:

Caracoles acuáticos: Se alimentan de algas, desperdicios de peces como heces o restos de alimentos y de carroña.

Caracoles terrestres: Los caracoles terrestres se alimentan de las hojas, tallos, flores y raíces de las plantas, de los desechos animales y, si son criados  en el hogar, se les suele facilitar carne o algún alimento de origen animal.

¿Dónde viven los caracoles?

Viven en diferentes países a lo largo del mundo. Se pueden encontrar caracoles en Europa, Asia y América. Algunas especies pueden vivir en temperaturas bajo cero pues cuentan con una sustancia anticongelante en la sangre.

Comportamiento

Los caracoles son criaturas que pueden vivir en solitario o en grandes grupos. Los caracoles terrestres prefieren los ambientes húmedos, como jardines, orillas de lagos y ríos. Algunas especies viven bajo la tierra o bajo troncos y rocas.

Los caracoles acuáticos viven cerca de las algas, ocultos bajo la arena o en arrecifes.

Los caracoles son hermafroditas, pero no pueden reproducirse por si solos. Cuando los caracoles alcanzan la adultez se encuentran en la cúspide del desarrollo sexual, si encuentran otro caracol irán a su encuentro, se acercarán y a modo de cortejo se lanzaran el uno al otro una especie de “pua calcarea” que cumple la función de estimular la respuesta sexual. Entonces, cada caracol lanzará hacia el órgano genital femenino del otro el semen necesario para fecundar. Los caracoles pueden poner hasta50 huevos por mes, dependiendo de la especie.