Saltar al contenido

Alimentación de los cerdos

que comen los cerdos
Alimentación de los cerdos
4.8 (96.61%) 118 votes

El cerdo es un mamífero perteneciente a la familia Suidae. Es un animal doméstico que se ha utilizado para la alimentación humana desde hace más de 13 000 años en Oriente, y en China en un proceso de domesticación similar e independiente de todos, por lo cual existían hasta tres tipos de cerdos domésticos diferentes que empezaron a mezclarse en cuanto el hombre se expandió por el mundo descubriendo nuevas civilizaciones.

El cerdo doméstico se encuentra en casi todo el mundo. Su distinción con el cerdo silvestre es pequeña y en Nueva Zelanda a llegado a ocurrir que el cerdo doméstico se ha vuelto salvaje, lo que amenaza alguna zonas silvestres.

Características

Los cerdos adultos tienen un cuerpo pesado y de forma redonda, un hocico flexible y alargado muy característico. Tiene patas cortas con cuatro dedos y sus respectivas pezuñas.

La piel es gruesa pero muy sensible, está cubierta en algunas zonas con vellos ásperos y suele exhibir una variados colores y dibujos. Pese a su físico, son animales muy ágiles, rápidos y tan inteligentes como un perro.

Fueron adaptados por el hombre para utilizar su carne, ya que crecen y maduran con rapidez. El período de gestación es corto, 114 días, y las camadas son numerosas.

El cerdo puede llegar a vivir hasta 15 años.

Alimentación

En su estado salvaje son estrictamente herbívoros, con una mandíbula preparada para los vegetales.

En su versión doméstica son omnívoros y se les puede alimentar con carne picada, consumen gran variedad de vegetales y restos orgánicos de la cocina que contengan proteínas. Si les llega a faltar el alimento, estando en cautiverio pueden comerse sus propias crías. También comen excrementos, siendo sus favoritos.

Aunque esto último se debe evitar si vamos a usar el cerdo para consumo humano, ya que muchas bacterias pueden infectar al cerdo, y por ende, su carne.

Debe entonces, ser alimentado con maíz, cebada, trigo, centeno, patatas, verduras, frutas, alfalfa, raíces, pienso, heno, entre otros alimentos. Si se crían en el campo y no en pocilgas, pueden alimentarse de bellotas, hierbas, algarrobos, higos y cereales que encuentren en su camino.