Saltar al contenido

¿Que comen los topos?

que comen los topos
¿Que comen los topos?

Clasificados como los tálpidos se trata de mamíferos placentarios que pertenecen al orden Soricomorpha. En este orden se encuentran tanto topos como desmanes.

Los topos habitan en América del Norte y el Euroasia, es decir, en el hemisferio norte.

Son criaturas subterráneas, aunque algunos pueden abandonar la protección de las madrigueras y galerías para buscar alimentos en la superficie. Se alimentan de lombrices, larvas e insectos.

Dependiendo de la especie varían  en tamaño, se pueden encontrar topos de 2,4 cm y menos de 12 g hasta desmanes de 20 cm y 550 g.

Alimentación de los topos

Su alimento principal son las lombrices, aunque consumen otros invertebrados como insectos y moluscos. Algunos pueden comer ratones pequeños que se queden atrapados en sus madrigueras.

¿Cómo se alimentan?

La saliva de los topos contiene toxinas con las que paraliza a las lombrices, de esta forma las mantiene vivas y las almacena en despensas especializadas, así, podrá acudir a ellas para consumirlas completamente frescas y no como carroña.

Antes de comerse una lombriz, el topo la exprime entre sus patas para obligarla a expulsar los detritos y tierra que haya podido consumir.

El metabolismo de los topos es alto, por lo que tienen un apetito insaciable que les lleva a construir madrigueras gigantescas con el fin de atrapar muchas más presas.

Los topos musaraña se alimentan de insectos y otras fuentes alimenticias que encuentran en el exterior mientras que los desmanes emplean madrigueras para esconderse y se alimentan en ríos y lagos.

Los topos son animales diurnos y nocturnos, pues, en sus madrigueras siempre hay oscuridad, suelen estar activos entre 3 y 4 horas y luego dormir por ese mismo tiempo. Son animales muy solitarios que solo se unen para aparearse, es muy raro encontrar madrigueras compartidas como las que construye el topo nariz de estrella.

Según Darwin, los topos no desarrollaron por completo su visión dado el ambiente oscuro de sus madrigueras, donde la visión solo es un gasto de energía extra.