Saltar al contenido

¿Cómo respiran los animales que viven en el agua?

Como respiran los animales que viven en el agua
¿Cómo respiran los animales que viven en el agua?
3.2 (64%) 5 votes

Los animales que viven en el agua son muy variados, puedes encontrar desde anfibios hasta peces y crustáceos. Estos animales requieren de oxígeno para sobrevivir y lo obtienen respirando de dos formas diferentes dependiendo del animal.

Respiración cutánea

Es aquel tipo de respiración practicada por especies de animales anfibios. Para que este tipo de respiración sea llevada a cabo la piel del animal debe ser desnuda, sin vellos y completamente vascularizada.

La piel actúa como una membrana que ayuda a filtrar el oxígeno del agua para llevarlo a la sangre que circula debajo de la piel. A su vez, la sangre libera el dióxido de carbono hacia el ambiente, en este caso, hacia el agua.

En estos animales la piel debe mantenerse siempre húmeda para realizar este intercambio, suele ser un tipo de respiración poco eficiente y debe ser complementada con otros tipos de respiración.

Respiración branquial

Es el tipo de respiración por excelencia de los animales acuáticos. Las branquias son órganos que permiten el intercambio gaseoso entre la criatura y el agua. Su función es la de extraer el oxígeno disuelto en el agua y trasferir el dióxido de carbono al medio.

El oxígeno pasa entonces a los fluidos internos del animal, sangre o hemolinfa, para ser transportado a los tejidos sonde las células lo necesitan para realizar su metabolismo.

Las branquias son órganos externos conformados por células epidérmicas. Están recubiertas de tejidos blandos muy frágiles.

Estos órganos se encuentran fuera del cuerpo del animal debido a su ambiente. El agua es más densa que el aire por lo que es más difícil dirigirla hacia órganos internos. En las branquias el oxígeno es transferido a la sangre por un proceso denominado difusión en el cual un gas atraviesa una membrana para alcanzar una zona donde se encuentra en menor concentración. De esta forma, el oxígeno llega a la sangre y el dióxido de carbono al ambiente.